De qué habla Murakami cuando habla de escribir

Título original: 職業としての小說家 Shokugyō to shite no shōsetsuka
ISBN: 978-987-670-439-7
Número de páginas: 304
Tipo de edición: rústica con solapas
Sello editorial: Tusquets
Colección: Andanzas

Sería imposible para mi hacer una reseña objetiva de una obra de Murakami pero voy a intentarlo.

Aunque el título lo sugiera, esto no es un manual de escritura. Es más bien una especie de charla unilateral con un gran escritor. Lo que saquemos en limpio de lo que nos cuenta depende de cada uno de nosotros.

Todos conocemos el mito de Murakami. El autor que le rehuye a los premios, escapa a las conferencias de prensa y que en general prefiere dedicarse a lo suyo sin prestarle atención a lo que sucede a su alrededor. Pero, ¿esa imagen es real? ¿Cómo llegó a ser lo que es? Al igual que muchos de sus personajes, alcanzó su destino gracias a una suerte de fuerza invisible que lo llevó a escribir. Dice que un día simplemente sintió que debía escribir un libro.

Todo lo que Murakami nos cuenta sobre sí mismo se ve reflejado en su obra. Nos aporta un contexto interesante al permitirnos saber qué pasa por su mente al momento de escribir, sus opiniones sobre Japón, cómo vive las críticas del mundo literario y lo que piensa sobre los lectores.

Aunque aclare en más de una oportunidad que no pretende que este libro sea más que una colección de experiencias —hasta se disculpa por ello en más de una ocasión, como si eso hiciera que el contenido fuera menos valioso— Hay algunos puntos prácticos que se pueden sacar en limpio:

  • Escribe diez páginas por día, o su equivalente en ideogramas japoneses. No se permite escribir más ni menos que eso. 
  • Mantiene su cuerpo sano. En lo personal, es la primera vez que veo que un escritor habla sobre su estado físico como un factor determinante para su escritura. Murakami es un corredor. Corre todos los días y para él es importante poder disfrutar de esa parte de su rutina.
    Afirma que si se siente bien, escribe bien. Trata a su oficio como si fuera un trabajo físico y considera que es lo que le permite llevar adelante su labor y mantener su creatividad. 
  • Cree que la única forma de dedicarse a esto es encontrar la forma de pasarla bien escribiendo. Es una idea bastante intuitiva, pero no está de más decirlo. Tiene que ver con lo que para él implica tener “madera de escritor”. No se trata del talento o la inteligencia, sino de quererlo lo suficiente como para someterse al largo y a menudo tedioso proceso de escribir.
  • Acepta críticas durante todo el proceso —en especial las de su esposa, que es su primera lectora— pero una vez que finaliza un libro, deja de pensar en él y se concentra en el que vendrá. ¿Será por eso que no suele hablar demasiado de su obra?

De qué hablo cuando hablo de escribir es un libro que puede disfrutar cualquiera que se interese por este mágico mundo de la escritura. Más allá de la opinión personal sobre Murakami. Es una pequeña mirada dentro de la mente de un hombre enigmático. Un creador original y exitoso que vive de crear mundos cautivadores.

Es una oportunidad de conocer su visión del mundo, su proceso creativo y su experiencia. Algo que sin duda nos enriquece como lectores. En mi opinión —sesgada, por supuesto— es una oportunidad que no se puede desaprovechar.  

Tal vez te interese...

2 comentarios

  1. No soy fan de Murakami. Lei el elefante desaparece y no le encuentro la magia, pero es cierto que no sos la primera que recomienda este libro. He visto el comentario en varios blogs y a la parecer me estoy perdiendo de algo bueno. Quizá sea con este que le de una nueva oportunidad a Murakami

    1. Cata, si de verdad quieres darle una oportunidad a este gran autor, te conviene leer una de sus novelas. Murakami es un gran novelista, mas no un gran cuentista. Leiste justo el libro que más ha dividido a sus fans.
      Te recomiendo Los años de peregrinación

Dejá una respuesta