Un año sin usar pollera

Esta entrada fue importada de pueblovariete.wordpress.com

Hoy a la mañana, camino al trabajo, escuché que dos hombres me estaban hablando.
«¡Ay ay ay!, Qué linda que estás hoy»
«Hola, ¿no nos contestás?»
«Es de mala educación no contestar cuando te hablan»
«A vos hay que hacerte chas chas en la colita»

Hablando es una palabra que uso a falta de una mejor. Hostigándome capaz que se acerca más a lo que quiero expresar. ¿Provocándome? Tal vez buscaban que reaccionara mal, para luego reírse de mi impotencia y desesperación. Para juzgarme por tener el tupé de indignarme. Histérica, loca, exagerada.

¿Por qué?  ¿Por qué este mal de muchas es tan poco importante? Me pregunto una y mil veces por qué cuando lo contás se vuelve una anécdota graciosa, si todas las mujeres del mundo —creo— se pueden identificar con un escenario hipotético como este; Transitás la vía pública para ir de un punto A a un punto B. De repente ves un individuo — grupo de individuos—mirándote. Ya sabés como sigue, ¿o no? No sabés qué, no sabés cuál será el calibre, pero sabés que algo dirán. Sabés que si te miran como si ellos fueran el lobo y vos la presa, algo dirán. Sabés que la confianza con la que abandonaste tu casa ese día comenzará a flaquear.
Es parte de un panorama más amplio. Vivimos en una sociedad que hace a la mujer responsable de todo lo malo que le sucede. De lo más grave a lo más mínimo.
El modo de vestir de la mujer habilita al hombre a hacer lo que sea.  «Se viste así porque quiere que la miren, le encanta que le digan cosas»
¿Tenía puesto un pantalón y un abrigo 3 talles más grande? «Iba muy maquillada, por eso le dijeron cualquier cosa, ­ ¿qué esperaba?»
¿Ninguna de las anteriores? Entonces la actitud el problema «Se hace la linda»

Luego de muchos años caminando por estas calles y conviviendo con un paradigma que es más violento que patriarcal una comienza a darse por vencida y a cuestionar sus acciones. Por eso es que me sorprendo a mí misma haciendo cálculos mentales antes de vestirme. ¿A qué hora vuelvo? ¿Voy en ómnibus o en auto? ¿Lugar público o privado? Y hace prácticamente un año que opto por el pantalón. Siempre pantalón. 15° o 30°, lluvia, calor o sequía. Siempre pantalón.
Siempre ser invisible. Nunca mostrar. Si no muestro, no tienen por qué gritar, ¿no?

No. No tienen por qué gritar. Punto
Hoy te gritaron porque te vestiste muy linda. Mañana te tocan porque dijiste que no. Pasado mañana, ¿quién sabe?

Ante todo, respeto

 

Tal vez te interese...

Dejá una respuesta